Seguridad en viviendas antiguas – Análisis de expertos – El Mercurio.com

30% de los incendios se originan por fallas eléctricas
Estudios solicitados por Casa Segura revelan, además, que el 90% de las edificaciones de la Región Metropolitana con más de 18 años de antigüedad tienen instalaciones eléctricas inadecuadas o totalmente inseguras. 
Felipe Álamos Undurraga Es un tema candente.
Según datos entregados por el programa Casa Segura, actualmente el 30% de los incendios ocurridos en Chile tiene su origen en fallas eléctricas. Son unos tres mil anuales, sólo en Santiago. Y más de 500 niños sufren quemaduras por el contacto con cables eléctricos en el hogar.
El mayor problema radica en las viviendas más antiguas.
Estudios solicitados a Copropiedad Inmobiliaria por Casa Segura revelan que más del 90% de las edificaciones con más de 18 años de antigüedad tienen instalaciones eléctricas inadecuadas o totalmente inseguras. De hecho, en el 77% de estos hogares, la energía se ha cortado alguna vez por problemas de las instalaciones interiores.
Es una realidad muy preocupante, aseguran.
¿Cuáles son los problemas más frecuentes? Según cuenta Renato Deformes, de Copropiedad Inmobiliaria, uno de ellos es la presencia de conductores eléctricos subdimensionados. Es decir, que no tienen la capacidad para conducir los actuales requerimientos de energía.
Estándar viejo
Otro error frecuente es la falta de tercer conductor (cable verde) y de protecciones a tierra, que protegen a las personas frente a posibles descargas (electrocuciones).
Y muy usual también, señala Casa Segura, es la existencia de tableros eléctricos obsoletos -incluso con presencia de puentes en los tapones-, lo cual hace a la instalación eléctrica altamente riesgosa, ya que no actúan las protecciones necesarias para cortar el suministro en caso de accidentes o fallas de cualquier tipo en la instalación.
En muchas ocasiones, se trata de viviendas que no se han puesto al día con sus sistemas. Es que actualmente -explica Marcos Sepúlveda, gerente de Marketing de Procobre Chile- el consumo instalado de electricidad en los hogares podría llegar a ser seis veces mayor que hace 20 años, lo que exige que las instalaciones eléctricas de los hogares se encuentren en óptimas condiciones, para evitar fallas y sobrecargas.
En este sentido -afirma Renato Deformes-, las personas deben tener claro que la vida útil promedio de un sistema eléctrico es de 18 años.
"Cumplido ese período, es fundamental reemplazarlo, para evitar problemas. Ello no obsta a que periódicamente deban realizarse chequeos para corroborar su buen funcionamiento y seguridad".
El problema -señala Marcos Sepúlveda- es que recablear los hogares representa un gasto que los consumidores no tienen incorporado en su presupuesto. "Pero es necesario que vean esto como una inversión en el mediano y largo plazo".
Pérdida de valor
Y asegura que estar desactualizado tiene, además de riesgos, costos.
"Por ejemplo, a raíz de una instalación eléctrica obsoleta o mal hecha, las personas pueden llegar a pagar hasta 7% más en su cuenta mensual de electricidad".
Todo ello, sin considerar los efectos que puede tener una mala instalación en el valor de la vivienda (ver recuadro).
Claro que muchas veces, más que problemas económicos, hay desinformación, asegura Renato Deformes.
Señala el especialista que monitoreos realizados por Copropiedad Inmobiliaria a petición de Casa Segura a viviendas que fueron encuestadas para el estudio base durante 2005 y 2006 han demostrado que cuando existe una campaña sistemática de concienciación y se efectúan diagnósticos en las viviendas, las personas paulatinamente realizan inversiones para mejorar la seguridad eléctrica de su hogar.
Más educación
"Todavía existe mucho desconocimiento en la población acerca de los cuidados que requiere una instalación eléctrica. Por eso se deben acentuar las campañas educativas sobre el tema, para que las personas se den cuenta de que éste es un tema prioritario para su calidad de vida", señala Renato Deformes.
En todo caso, afirman los expertos, ya hay algunas iniciativas que permiten ir avanzando en una mayor conciencia y fiscalización.
Una de ellas -cuenta Marcos Sepúlveda, Casa Segura-, junto a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y empresas del sector, se está trabajando para conformar la "Corporación para la Seguridad de las Instalaciones Eléctricas (Consiel)", que tendrá por finalidad fiscalizar las instalaciones eléctricas nuevas y las antiguas, para así garantizar la seguridad de las personas.
Será un avance, dice.
Asunto de plusvalíaLa iniciativa Casa Segura está desarrollando un proyecto piloto con corredoras de propiedades, a través del cual éstas presentarán un informe (sello de verificación de instalaciones eléctricas) a los potenciales compradores/arrendadores de sus propiedades en stock.
Con ello, señala la institución, se pretende transformar a la seguridad de los sistemas eléctricos en un elemento diferenciador dentro del mercado inmobiliario.

El Mercurio.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.