Fin de la exclusividad en conexiones de los edificios

Moción parlamentaria busca que vecinos elijan a sus proveedores

El diputado Manuel Rojas (UDI) presentó en la Cámara Baja un proyecto de ley que prohíbe establecer en el reglamento de copropietarios convenios exclusivos con servicios de telefonía, cable e internet.

La moción, explicó el parlamentario, propone un cambio a la Ley Nº19.537 de Copropiedad Inmobiliaria, estableciendo que las empresas que hagan las propiedades no creen un monopolio, estableciendo cláusulas de exclusividad con determinadas compañías. Por el contrario, indicó, la idea es que sean los propios vecinos quienes decidan sobre los proveedores de servicios.

El parlamentario dijo que el contrato de exclusividad de edificios y condominios con las compañías telefónicas es una práctica común y que se maneja a espaldas de los propietarios y los deja "prisioneros".

EL "CABLEADO"

"Para abaratar sus costos, las inmobiliarias ofrecen a las compañías telefónicas que 'cableen' el edificio. La compañía que lo hace gratis y ofrece más 'extras', gana y queda con un contrato de exclusividad, es decir, con el compromiso de que nadie más entrará a ese edificio y los propietarios que compraron sus casas y departamentos ya están obligados a contratar teléfono, cable e internet con la única empresa que presta servicios en el lugar", enfatizó Rojas.

El legislador comentó que la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) dice que, de comprobarse el incumplimiento de la normativa, las empresas que tengan prácticas monopólicas pueden ser sancionadas, siempre y cuando existan denuncias.

La actual normativa, añadió, establece que deben existir tableros y ductos, de modo que todas las compañías puedan usarlos, lo que se debería fiscalizar en la recepción de obras del edificio o condominio.

"Hoy, esto no pasa y como es una normativa de Telecomunicaciones y no de Vivienda, es posible que no sea fiscalizado", comentó.

Fin de la exclusividad en conexiones de los edificios

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.