RevistaCopropiedad – El impacto económico que tendrá la norma de inspección periódica de ascensores.

Tasa de accidentes alcanza las 9 llamadas de emergencia diarias en la capital, lo que le da urgencia a los controles, sobre todo en los edificios más antiguos; pero es claro que los gastos comunes subirán, ya que una certificación mensual de seguridad cuesta hasta $500 mil.

Aunque como iniciativa, la Ley 20.296 ingresó al Parlamento hace ya dos años, y su trámite concluyó en octubre del 2008, recién están comenzando las fiscalizaciones en terreno. Se trata de la norma que exige a los propietarios de inmuebles cursar inspecciones periódicas de los sistemas de elevación instalados.

Ésta obliga además a llevar un registro en el Ministerio de Vivienda de los instaladores autorizados que cumplan con la normativa técnica chilena vigente. Desde este año, veremos así funcionar a las firmas certificadoras que entregarán un sello de instalación operativa o no operativa, tal como pasa hoy con los sellos verdes y rojos del gas.

El certificado se renovará cada dos años, explican en el ministerio, y aquellos edificios que no pasen la prueba serán notificados por los municipios al Juzgado de Policía Local para que se les cobren multas de hasta 150 UF (más de $3 millones). El objetivo de la iniciativa de regularización es evitar la tasa de accidentes en elevadores.

EDIFICIOS INSEGUROS

Aparte de las empresas de mantención y las certificadoras, quien aplaude esta medida es el gerente general del Colegio de Gestión y Administración Inmobiliaria (CGAI) Aníbal Ahumada. Tras "mucho recomendar este gremio a la autoridad que tomara cartas en el asunto, hubo que esperar varias muertes antes que se decidieran", afirma.

Y es que según cifras manejadas por la Comisión de Vivienda del Senado, en el país hay más de 20 mil ascensores, de los cuales el 50% está fuera de norma; Bomberos recibe sólo en la Región Metropolitana hasta 9 llamadas de rescate diarias por el mal funcionamiento de estas maquinarias de transporte, zona donde hay 5 mil elevadores.

Esto siendo que un 40% del total de ascensores son de alto tráfico, trasladando en promedio 7 millones de personas en un solo día y haciendo 1.800 viajes por jornada. Y del total de viviendas que hoy se construyen en el país, el 70% son edificios en altura.

Ahora el principal cambio, explica el consultor en copropiedad inmobiliaria del estudio El Defensor DFS Abogados, Felipe Contreras, es que el ascensor, entendido como bien común, pasa de ser diligencia del administrador a ser una obligación del dueño primer vendedor, lo que podría reforzar la fiscalización comunitaria sobre los gestionadores.

MAYORES COSTOS

Entre las firmas líderes en el mercado de la revisión están Elevasoft, Schindler, R&H y Duplex S.A. Justamente el gerente general de esta última, Saeed Pardakthy, explica a Terra.cl que sus servicios de mantención de los elevadores que instalan tienen un costo mensual que varía de los $90 mil a los $500 mil, dependiendo "de su forma".

Esto ya plantea un piso referencial de medio millón en todo edificio, y lo que la ley dice en palabras simples, es que los dueños deberán correr con estos gastos. Es decir, según la lógica del mercado inmobiliario, serán costos traspasados a los copropietarios a través de la administración de gastos comunes. En un edificio pequeño de unos 20 departamentos, la carga adicional por hogar podría superar los $15 mil mensuales.

Como rectifica Ahumada, "los gastos comunes se verán incrementados al contratar una empresa certificadora y también al contratar los servicios de una empresa de mantención de ascensores que cumpla con los requerimientos establecidos en la ley". Pero donde será más significativo, agrega el líder gremial, es en los edificios antiguos:

"Me atrevo a decir que muchos edificios deberán derechamente eliminar el ascensor actual y comprar uno nuevo", concluye el gerente del CGAI. Duplex instala desde ascensores con sala de máquina a hidráulicos, por precios que llegan hasta los 40 mil euros, cuota que con los gastos de transporte e instalación bordea los $33 millones.

Como lo plantea Contreras, "nadie dijo que vivir en comunidad es fácil, claro que los costos asociados van en propio beneficio y seguridad de los comuneros".

CALIDAD Y SEGURIDAD

Es un costo que vale, señala Pardakthy. Y es que el calificativo de aparato de buena calidad no significa sólo un buen equipo o montaje, también implica mantención. "Un buen equipo sin la mantención adecuada, no entrega buen resultado. La norma intenta diferenciar en este punto entre pre y postevento. El evento puede ser un accidente".

Y es que la reparación puede ser mucho más costosa; "hay que pensar que un evento, por más leve que sea, es una situación absolutamente no deseable y el 95% de los eventos pueden ser evitados antes que ocurren a través de una buena mantención".

Ahumada cree que ahora el papel de las administradoras es "convencer a los propietarios que se ajusten a las normas ya que evidentemente con esto se ganará, se tendrá una mayor seguridad para los residentes, usuarios y visitas".

Ambos voceros dejan terreno para sus propias reflexiones sobre lo que hace falta ahora. El gerente de Duplex apela a la importancia de acogernos a un protocolo nipón o europeo y adaptarlo a nuestra realidad, para estandarizar las tareas preventivas, en tanto el directivo gremial llama a la educación de los copropietarios en el respeto de las normas de uso, pues la mayoría de los defectos se debe a su irresponsabilidad.

17 de Mayo de 2010, Fuente: INVERTIA
Derechos Reservados Terra Networks Chile S.A.

RevistaCopropiedad

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.