Fidelizar al empleado

Silvina Iturralde

En el marco del seminario “Cómo vivir con inflación e incertidumbre global”, organizado por HSM, el 14 de marzo pasado, la Lic. María Eugenia Besler, Directora Nacional Career Center, Training & Consulting de ADECCO, abordó esta cuestión por demás interesante.

Besler comenzó diciendo que desde las áreas de Recursos Humanos hay que buscar y fomentar herramientas y nuevas estrategias que acompañen la fidelización de los colaboradores; evitando, de este modo, la puja salarial al momento de cerrar el acuerdo económico entre empleado y empleador.

Además, hay que considerar que el mercado laboral se acerca hoy a una situación de pleno empleo, lo que genera mayor rotación. Según estadísticas de ADECCO, más del  50% de los cambios laborales producidos actualmente en el mercado son decididos por los trabajadores.

Un concepto importante que mencionó la ejecutiva es el “Salario Mental”, el cual se refiere al hecho de que la retribución monetaria no es lo más preponderante ante los ojos del asalariado. Sí son primordiales aspectos tales como hacer carrera dentro de la empresa y conciliar trabajo/ familia / vida personal. Estos son los puntos fundamentales tenidos en cuenta por el personal al momento de decidir cambiar de empleo.

Por lo tanto, es conveniente para el empleador pensar de qué otra forma agregará valor al capital humano. Una buena manera, apunta Besler, es detectando a los “ejecutivos sensibles” que posea la compañía o formándolos en caso de no tenerlos. Este apodo señala a quienes conocen las fortalezas de sus empleados, comprenden el entorno de trabajo y desarrollan estrategias sostenidas en el tiempo; además de saber cuáles son las expectativas personales de cada trabajador. Con alguien así a la cabeza, asegura la licenciada, los colaboradores también creerán en la misión, la visión y la política de la empresa.

“El empleador debe pensar si quiere retener o fidelizar a sus trabajadores. Estas son dos cosas bien distintas”, afirma la disertante. “El primero de estos conceptos apunta a querer, por todos los medios, que la persona se quede a trabajar en la firma. Mientras el segundo apunta a lograr que su voluntad se asocie a la estrategia de negocio que tiene la compañía”.

Fidelizar permitirá armar equipos leales bajo dos patrones comportamentales: respetando los procesos de la compañía y generando la voluntad en el empleado, un factor clave. El objetivo es que aunque a futuro la persona abandone la empresa, ésta tenga garantizada su fidelización, ya sea como proveedor, partner o cliente.

Por fidelización se entiende, entonces, que las compañías deben tener personas altamente motivadas, involucradas en el negocio y comprometidas. Pero, ¿qué motiva a un empleado?, pregunta Besler. Y responde: “Que garanticemos su satisfacción, y para eso tenemos que saber cuáles son sus expectativas"

"Según parámetros que pudimos establecer mediante una encuesta que realizamos, lo que más les importa a los colaboradores, en orden de prioridades, es lo siguiente: poder exigir y elegir salarios vinculados a esfuerzos académicos, no hacer del trabajo su vida, prioridad en la formación, incorporación tardía al mercado laboral como consecuencia de estudios de postgrado, un líder/tutor con quien identificarse, ascensos inmediatos, trabajo por objetivos y reglas claras”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.